domingo, 4 de octubre de 2015

¿Qué es la MISIÓN?



BUENOS DÍAS…


¿Qué tal comenzamos este lunes? Vamos a tomarlo con ganas porque hoy puede ser un gran día.

La semana pasada, hemos cambiado el tema de los “buenos días”; y es que octubre es un mes misionero. Pasamos, por tanto, del tema de la Unidad, al de la Misión.

Todos, más o menos, sabemos qué es la misión pero, durante este mes, vamos a profundizar juntos un poco más en este conocimiento para darnos cuenta de que tú también puedes ser misionero.

Hoy, simplemente comparto contigo esta oración de un obispo brasileño que nos acerca al sentido de la palabra MISIÓN. La oración se titula “Misión es…”



Misión es partir,
caminar, dejar todo,
salir de sí, quebrar la corteza del egoísmo
que nos encierra en nuestro yo.

Es parar de dar vueltas
alrededor de nosotros mismos
como si fuésemos el centro
del mundo y de la vida.

Es no dejar bloquearse
en los problemas del mundo pequeño
a que pertenecemos:
La humanidad es más grande.

Misión es siempre partir,
más no devorar kilómetros.
Es sobre todo abrirse a los otros
como hermanos, descubrirlos
y encontrarlos.

Y, si para descubrirlos y amarlos
es preciso atravesar los mares
y volar por los cielos,
entonces misión es partir
hasta los confines del mundo.

(Monseñor "Dom" Helder Câmara)



Para terminar, quiero agradeceros vuestra presencia el sábado, en el Día de la Familia: fue un día muy especial, gracias a vuestra participación.

También animaros a entregar cuanto antes las inscripciones de Tagaste, ya que estamos realizando los grupos.

Asimismo, recordar a los encargados/as de Pastoral de 4º A, que este miércoles les toca elaborar los buenos días, en torno al tema de la Misión.

Que tengáis un estupendo día y una feliz semana.


PASTORAL

domingo, 27 de septiembre de 2015

Construyendo Unidad





BUENOS DÍAS…

Estamos llegando al final del mes dedicado a la UNIDAD y creo que ya tenemos pistas suficientes para saber lo que es. De todas formas, si ves que todavía andas un poco “pez”, te invito a que mires Facebook –en el caso de los peques, con papá y mamá- y revises todos los buenos días que hemos ido haciendo a lo largo de este mes de septiembre.

Con tanta información, ya sólo queda ponernos en marcha y demostrar en la práctica que valoramos la unidad. Así que te propongo que hagas llegar al departamento de Pastoral alguna idea o iniciativa original para mejorar, en este caso, la UNIDAD en el Colegio.

Puedes hacerlo solo o presentar esa iniciativa como clase. Animaos a realizarlo porque todos nos podemos beneficiar de ello; además, las ideas que lleguen recibirán un pequeño premio. Tenemos de margen para presentarlas toda la semana.

Despido estos buenos días con una oración muy bonita e inspiradora sobre la unidad: valor que, sin duda, necesita nuestro mundo.


Jesús, no tienes manos.
Tienes sólo nuestras manos para construir un mundo donde habite la justicia y la unidad.
Jesús, no tienes pies.
Tienes sólo nuestros pies para poner en marcha la libertad y el amor entre todos.
Jesús, no tienes labios.
Tienes sólo nuestros labios para anunciar la Buena Noticia de que es nuestro amigo.
Jesús, no tienes medios.
Tienes sólo nuestra acción para lograr que todos los hombres y mujeres sean hermanos.


¡Feliz día y feliz semana!

PASTORAL

martes, 22 de septiembre de 2015

UNIDAD

Buenos días a todos:

¿Alguna vez has rezado el credo en misa? ¿Alguna vez has dicho de carrerilla aquello de “creo en la comunión de los santos”? ¿Alguna vez haz pensado qué demonios es eso de la comunión de los santos?

Vamos a reflexionar un poco sobre el significado de esta bonita expresión, y para ilustrarlo que mejor que pensar, para todos los que os gusta el deporte, en el partido más importante que tu equipo favorito haya jugado jamás… Piensa en cómo se siente la afición antes de salir al campo… En cómo se vitorea a los jugadores… En cómo se cantan juntos cánticos de apoyo… En cómo se te ponen los pelos de punta… En cómo existe una unión total por una misma causa entre todos los aficionados del equipo…

Pues algo así parecido es la Comunión de los Santos, pero aún más fuerte.

Y es que, a los que creemos en Jesús, y tratamos de seguirle, es eso precisamente lo que nos une. Cristo nos une y nos hace ser una sola familia, la Iglesia.

Hoy y todos los días, tenemos que estar alegres, contentos, y nuestro pelo debería erizarse, al igual que ocurría en el estadio con nuestro equipo favorito, al sentirnos unidos por Jesús. Porque todos los cristianos luchamos juntos por una misma causa: por Amor, por hacer el bien allá donde vayamos, por dejar una sonrisa en la cara de las personas, por compartir todo lo que tengamos, tanto cosas materiales como no materiales.

Recemos juntos para que el Espíritu Santo venga sobre nosotros como lo hizo con los apóstoles el día de Pentecostés y nos mantenga unidos en todos los ámbitos de nuestra vida: En el Colegio, en la Familia, con nuestros Amigos, con la Iglesia…

Invoquemos juntos al Espíritu Santo:

Ven, Espíritu divino,
manda tu luz desde el cielo.
Padre amoroso del pobre;
don, en tus dones espléndido;
luz que penetra las almas;
fuente del mayor consuelo.
Ven, dulce huésped del alma,
descanso de nuestro esfuerzo,
tregua en el duro trabajo,
brisa en las horas de fuego,
gozo que enjuga las lágrimas

y reconforta en los duelos.
Entra hasta el fondo del alma,
divina luz, y enriquécenos.

Mira el vacío del hombre,
si tú le faltas por dentro;
mira el poder del pecado,
cuando no envías tu aliento.
Riega la tierra en sequía,
sana el corazón enfermo,
lava las manchas, infunde
calor de vida en el hielo,
doma el espíritu indómito,
guía al que tuerce el sendero.
Reparte tus siete dones,
según la fe de tus siervos;

por tu bondad y gracia,
dale al esfuerzo su mérito;
salva al que busca salvarse
y danos tu gozo eterno. Amén.



jueves, 17 de septiembre de 2015

Iniciamos el Curso



BUENOS DIAS-INICIO DE CURSO 2015-2016

Buenos días: el martes pasado iniciábamos con nuestra presencia en las clases el curso 2015-2016

De seguro que todos vosotros iniciáis el nuevo curso con todas las mejores ilusiones, esperanza, deseos y ganas que caben en un corazón joven.

De alguna manera, al iniciar un nuevo curso todo está por estrenar: nueva clase, nuevos libros, algún nuevo profesor, nuevos patios, nuevos cuadernos y unas ganas inmensas de empezar desde el inicio marcando el ritmo, asumiendo las nuevas dificultades, los problemas que se nos presenten y lo hacemos, algunos con seguridad, -porque si otros cursos lo hicimos bien, ¿por qué no este?; otros lo iniciamos con ciertos temores pues la experiencia de cursos anteriores nos ha enseñado que si no intento aprovechar cada momento y desde el principio, si me duermo y dejo las cosas para después, las dificultades se acumulan y se hacen más grandes y los resultados negativos me acompañarán y cada día se me hará más difícil salir airoso en mis obligaciones.

Os animo a todos a no bajar la guardia, a confiar en vuestras capacidades, a sacar lo mejor de vosotros mismos y a hacerlo florecer.

Os recuerdo que, un nuevo curso, siempre nos ofrece y nos solicita un mayor crecimiento personal: mayor responsabilidad, mayor madurez, mayor capacidad para responder por nosotros mismos, para decidir en el estudio, en la vida familiar, en el deporte y o tiempo de ocio y descanso.

Un nuevo curso es también una oportunidad para seguir creciendo en el aspecto social: profundizar en el compañerismo, ser un buen compañero, que ofrece su apoyo, su ayuda, su presencia, que sabe que al ayudar y compartir su corazón se ensancha y crea alegría y vida a su alrededor

Es una oportunidad para seguir creciendo en la verdadera amistad, en llegar a ser uno con el amigo, abriendo el corazón y dejando que la vida circule en el amigo.

Como estáis comprobando, una nueva forma de trabajar, una nueva metodología acompaña nuestro hacer y trabajar en las clases.

Nos han colocado de dos en dos y así trabajaremos la mayor parte del tiempo. Lo llamamos trabajo cooperativo.
Cooperar es ofrecer a otro lo mejor de uno mismo. No solo es estar a su lado o acompañar su trabajo, sino que implica hacer el camino juntos, sintiendo al otro como parte de nuestra tarea.

Nos ofrece la ventaja de desarrollar capacidades que desconocemos de nosotros mismo y que nos son necesarias en nuestro desarrollo y madurez.


Es verdad que también presenta sus dificultades o peligros pues al tener y sentir tan cerca al compañero o compañera la tentación de hacer y hablar de otras cosas ajenas al trabajo encomendado o el dejar que sea el otro quien trabaje y me de las cosas hechas estará tentándonos siempre.

Tu responsabilidad, LA RESPONSABILIODAD AHORA ES COMPARTIDA. Tu que haces bien las cosas me estás ayudando a mi a hacerlo bien.  Por eso el trabajo compartido, me lleva a ser agradecido: agradecido a mi compañero, o compañera que me anima, que me comparte, que me motiva, que me da ejemplo para asumir con serenidad mis responsabilidades.

Todos deseamos que un nuevo curso sea una experiencia de superación, de afianzamiento, de confianza, de madurez y crecimiento.

Ojalá al final de este curso…allá por junio podamos felicitarnos, puedas felicitarte a ti mismo por haber alcanzado la meta y los logros prepuestos, por vivir una amistad fortalecida, por sentirnos más importantes en la vida del otro, de los otros, por ocupar tu un lugar más importante en mi corazón, yo por ocupar un lugar más importante en tu corazón.

Animo y buenos días a todos.

P. BONIFACIO
JEFE DE ESTUDIOS